sábado, 20 de septiembre de 2014

Día 24

Lunes 18 de Noviembre 
El primer día de clases llegó, pero cargado de sorpresas. De las malas (te adelanto) jamás imaginarás cómo es que las cosas pueden cambiar tan rápido en tan poco tiempo.  Hagamos un recuento de mi terrible día.

/*/*/*/*Por la mañana/*/*/*
Chase vino a despertarme con un beso en la frente. Fue totalmente romántico. Trajo consigo un pequeño regalo que fue un cuadernillo y un bolígrafo muy bonitos decidí que voy a usarlos para escribir mi historia.
El desayuno estuvo riquísimo. Ian y Dorothy sonreían de oreja a oreja los ánimos en casa eran los mejores.
A las siete y media Chase y yo salimos a bordo de su automóvil con dirección a la escuela que se encontraba a maso menos treinta minutos de la mansión. 
Llegué a tiempo (afortunadamente, ODIO SER IMPUNTUAL)  Chase me dio un beso en los labios a modo de despedida, acarició mi rostro y me dio todas sus buenas intenciones para mi primer día en la escuela de arte y literatura.
Lo primero que noté al llegar es que el lugar estaba repleto de estudiantes realmente talentosos, artistas natos. Parecía una de esas películas juveniles en las que todos se juntan e improvisadamente cantan una canción o hacen una perfecta coreografía. Yo era la chica nueva, completamente perdida y empezaba a sentirme fuera de mi elemento.
—¿Hey tu eres la chica Adams? — me preguntó una chica de cabellos rubios casi blancos.
—Eh, ¿Sí?
—Hemos  oído que entraste a la escuela sin dar examen, todo porque tu tutora es famosa— dijo el acompañante de la rubia, un chico de cabello despeinado.
—No es justo que los demás tengamos que prepararnos por años para ingresar aquí y que tu entres a lo fácil.
En ese momento mi cuerpo se escarapeló, juro que me el pánico me invadió por completo. Pensaba que el siguiente movimiento sería un golpe directo a mi cara.
Sólo atiné a bajar la cabeza en modo de disculpa.
—Yo, realmente lo siento. — mi voz sonó llorosa contra mi voluntad.
La rubia caminó un par de pasos hacia mí, me encogí en mi lugar.
—Discúlpame, era broma. No es que nos importe como llegaste, lo bueno es que estás aquí. —Alzó la manos en forma burlona— ¡Novatada!.
Me costó sonreír de nuevo, pero al notar que la atmósfera tensa se había ido me deje llevar.
Los chicos se presentaron como: Stella Anderson y Kyle Jones. Ambos estudiantes de primer año como yo. Fueron amables en darme un rápido recorrido por la escuela y al llegar al patio principal me encontré con un par de caras familiares, la verdad cuentan como una sola. Los gemelos Miller.
—¡Meg! ¡Qué sorpresa verte por aquí!— dijo Thomas mientras se acercaba a saludarme con un abrazo.
—¿Estudiarás aquí?— preguntó Andy emocionado.
Asentí.
—¡Vaya! ¡eso quiere decir que tendré el gusto de verte a diario! — exclamó Thomas con una gran sonrisa y un grupo de sus fans chillaron tras él.
—¿Meg te gustaría participar en un proyecto nuestro al finalizar las clases?— preguntó Andy.
—Claro que sí. ¿De qué se trata?
—Es un cortometraje.
—Oh.
Una campana sonó en todo el lugar.
—Hora de ir a clases— susurró Stella a mi oído mientras me jalaba del brazo alejándome de los Miller.
—¡Nos vemos en la salida!— Me despedí de ellos agitando una mano.
Nunca imaginé que me encontraría a ese par en la escuela. Me alegro de tener a alguien conocido aquí. Además siempre quise participar de un cortometraje. Estaba emocionada a mil.

/*/*/*/Mas tarde/*/*/*
Las clases pasaron volando. La primera fue expresión escénica y vaya que la pasamos bien. Los chicos son realmente divertidos presiento que me llevaré genial con ellos. Me comentaron que ambos trabajan en una pastelería cercana a la escuela, Stella afirmó que puede conseguirme un puesto allí si deseo.
El día continuó con clases de danza (ese no es mi elemento y lo sabes) literatura (mi favorita) y diseño gráfico.
A la hora de salida Chase me esperaba sonriente en el aparcamiento de la escuela. Me acerqué a él y le comenté que me quedaría a grabar unas escenas con los Miller. LA idea le disgustó por completo, subió a su auto y partió a toda marcha dejándome sola en medio de una nube de polvo. ¿Por qué le molestan tanto?

/*/*/*/*/*Por la tarde/*/*/*
Almorcé junto a los Miller y unos más del elenco del cortometraje en la cafetería de la escuela. Luego cuando la luz solar ya se iba de las instalaciones empezaron las filmaciones.
Felizmente me dieron un papel corto, sólo tenía que pasar y dejar caer una botella de perfume que el protagonista recogería. La escena salió a la segunda toma y decidí quedarme a ayudar en todo lo que pudiera para aprender más del manejo de cámaras, ángulos y todo lo demás.  Fue bastante divertido, Thomas y Andy tienen un aura increíble es genial trabajar con ellos te sientes bien a su alrededor.

/*/*/*/*Por la noche/*/*/*
La filmación terminó a las nueve de la noche y todos estábamos muy cansados. Andy tenía una reunión con su manager así que abandonó la escuela primero. Thomas se ofreció a llevarme a la mansión y siendo mi única opción acepté.
En el camino no paramos de reír al recordar las tomas que salieron mal, los errores, y todo lo que pasó durante la filmación.
Llegamos a la mansión un tanto cansados pero con grandes expectativas sobre el cortometraje. Me ofrecí a invitarle la cena a Thomas y el aceptó, esperaba que Dorothy haya preparado una ración extra por si acaso.
Ingresamos a la mansión y fue entonces cuando mi alegría desapareció. Tal vez para siempre.
En la sala principal se encontraban sentados Chase y una chica. Ella era preciosa, piel bronceada, ojos caramelo, cabello con iluminaciones y un vestido ajustado y zapatos altos de tacón. Ambos estaban sentados frente a frente.
—¿Quién es ella?—pregunté.
Ian apareció en la estancia y respondió a mi pregunta con tristeza.
—Ella  es Miranda, la prometida de Chase.
En ese instante mi corazón se destrozó en mil pedazos en mi pecho. ¿Prometida? ¿Cuando pasó esto? ¿Cuándo mi Chase dejó de ser mío? O ¿Nunca lo fue?
Miranda me dirigió una mirada rápida parecía que quería disculparse. Chase se levantó de us ubicación y caminó hacia mí, alcé una mano para que se detuviera.
—Meg, puedo explicarte.
—¿Explicar qué? ¿Qué todo este tiempo mentiste? ¿Qué tenías a alguien más? Sabía que solo era una diversión para ti pero me negué a creerlo. ¡Que tonta soy!
Estaba a segundos de estallar en llanto. En ese momento los poderosos brazos de Thomas me envolvieron desde atrás.
—No puedo seguir aquí, no en medio de mentiras— susurré.
—Meg, necesitas calmarte. Salgamos de aquí— me dijo Thomas.
—¡Meg no se va a ninguna parte y menos contigo!— rugió Chase acercándose más a detenernos pero felizmente Ian lo contuvo para que no nos siguiera.
Thomas y yo salimos de la mansión, subimos a su camioneta y fue entonces que estallé.
Empecé a llorar, no podía creer lo que estaba pasando. Sí, al comienzo reconocí y etiqueté a Chase Marshall como un don juan,  pero sus actitudes conmigo cambiaron o al menos él se portó de forma que yo creyera que era bueno. ¿Y qué pasa con Ian y Dorothy? Ellos lo sabían y nunca dijeron nada, fueron cómplices del niño bonito en su patraña.
Thomas limpió mis lágrimas con la manga de su camiseta.
—Meg, por favor no quiero verte llorar.
—Es que no puedo parar, mis sentimientos están saliendo por mis ojos en forma de lágrimas.
—Lo sé pero me duele tanto verte llorar y no poder hacer nada. —Hizo una pausa— Espera. Sé que puedo hacer.

/*/*/*/*/*Muchas lágrimas después/*/*/*
Logré calmarme un poco, al menos ya no lloraba a cántaros. Thomas me llevó a la feria de la ciudad compró un plato de nachos y algodón de azúcar. No tenía ganas de comer pero por mi bien lo hice. Comimos los nachos en silencio sentados sobre el capó de la camioneta bajo la luz de los juegos de la feria.
—Meg,  hay algo que quiero decirte desde hace un tiempo.
—¿Qué pasa? ¿Es un secreto también?
Sonrió a medias.
—Lo es, pero este sí tenía que quedarse guardado. Al menos así estaba planeado.
—Adelante, dilo.
—Meg, estoy enamorado de ti. —Mis ojos se abrieron a mas no poder— Desde la primera vez que te vi en la fiesta de Madame no pude sacarte de mi cabeza y pasaba los días esperando volver a verte. Buscaba alguna excusa para visitarte en la mansión pero me di cuenta de lo que pasaba entre Chase y tú y decidí que esto se quedaría  dentro de mí. Ahora que ese idiota te destrozó el corazón siento que tengo una esperanza, una chance contigo.
Thomas me gusta, pero sólo como amigo. Por más que trate mis sentimientos y todo mi interior le pertenecen únicamente al idiota de Chase, por completo.
—Lo lamento Thomas, no puedo corresponderte.
—Ya sé que no es el momento indicado pero…
—No, no creo que eso pase. — le interrumpí de inmediato.
Asintió con una sonrisa rota.
—Ya veo Meg, no hay problema, te entiendo. Pero una cosa; mis sentimientos se quedan ahí en el tiempo. Tal vez ahora los rechazaste pero nunca van a cambiar, si más adelante cambiaras de opinión por favor házmelo saber.
—Lo haré.
/**/*/*/*/*/*
Así es como se arruina un día en mi vida. Con las mentiras de la mansión Marshall, con una declaración de amor de un amigo querido, con novatadas en la escuela. Así sucede.
¿Qué harías en mi lugar?  En serio me gustaría que alguien pudiera responderme porque estoy desesperada, no sé qué hacer. 
¿Qué debo hacer de ahora en adelante? ¿Cómo volver a esa mansión? ¿Cómo ver a Chase Marshall a los ojos?
¡Por favor, si alguien sabe las respuestas dígamelas ahora!










8 comentarios:

  1. Uuh que problema, espero que vuelva y deje que Chase le explique ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ojala todo tenga solución no? no quiero ver a ese par separados :/

      Eliminar
  2. Holaa!! Te he nominado :D http://teenbookslibrosadolescentes.blogspot.com.es/2014/09/premio-one-lovely-blog-award.html Por cierto, me estoy leyendo el libro y me gusta mucho, está super guay!! Aunque todavía no he llegado hasta aquí :( Últimamento estoy siendo lenta para leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. oh belinda no te proecupes, con calma te pones al día. y gracias por el premio!! ^^

      Eliminar
  3. Està muy bueno. En verdad presentìa que una bomba asì se venìa. Ojalà las cosas puedan mejorar para Meg, en verdad la ha pasado terrible y que se le venga algo como esto no es menor. Justo ahora que iba a disfrutar de la vida escolar.

    ResponderEliminar
  4. Yo respondo tus preguntas Meg:
    1: Lo de Chase debe ser un matrimonio obligado, así que deja que te lo explique.
    2: Thomas y Andy (este ultimo aún no lo admite) Están (creo) LOCOS por vos.
    3: Ian y Dorothy? Seguramente debían seguir el juego de Madame para que Chase se case con esa chica. Además esa chica no quiere casarse con el tampoco (si no, para que disculparse)
    Listo Meg, tus preguntas están resueltas :D

    ResponderEliminar

Deja un comentario sobre este post :)