sábado, 25 de octubre de 2014

Día 29

Miércoles 4 de Diciembre
/*/*/*por la mañana/*/*/
Primero, me disculpo por no haber escrito en una semana. Es que últimamente estuve muy ocupada, conseguí un trabajo de lava platos en un restaurant  y eso más los avances para escribir mi historia me dejan muy poco tiempo libre. Uff, estoy exhausta pero más tranquila. Logré cubrir las cuentas de la luz y el agua, así que por ese lado estamos más tranquilos.

Chase por su parte decidió colaborar y consiguió un trabajo como modelo para una sesión de fotos. Ok seré honesta, la idea al comienzo no me gustó mucho. ¿Cómo te sentirías tu si tu novio hiciera de modelo por un día? Yo me sentí algo incómoda, no soy posesiva pero no quiero a más personas viendo a MI Chase. Ok no.  Él volvió muy contento ese día pues la paga fue bastante buena, esa noche pedimos comida delivery y estuvo deliciosa.
Las cosas continúan así lentamente sacando a flote por nuestra cuenta la mansión. Ian llamó para preguntar por nosotros y bueno él está bastante bien, me pregunto qué será de la buena Dorothy?

Las clases pasaron de lo más normal, excepto que el maestro de danza me encontró en la cafetería escribiendo en lugar de asistir a clases. Se enfadó muchísimo pero tras darle un vistazo a mis escritos sonrió y me arregló una cita con la profesora de literatura según el: “Debe leer esto”.

/*/*/*Por la tarde/*/**
Terminé las labores del día y estaba muy ansiosa, mi turno en la panadería empezaba en cuarenta minutos y no me alcanzaría llegar a pie.
La maestra Lena Durand leyó atentamente un par de capítulos de la historia, se arregló las gafas y sorpresivamente me animó a continuar adelante, dijo que ella me ayudaría a corregir las pequeñas fallas y pronto podríamos buscar una editorial. ¿Te imaginas?
Salí corriendo de la escuela, quería llegar rápidamente a la panadería pero un vehículo oscuro se atravesó en mi camino al punto de casi atropellarme. Paré en seco, la ventanilla de atrás se deslizó hacia abajo y pude ver a mi peor pesadilla. Zigmund Kydd con esa sonrisa maliciosa que sólo significa problemas.
El idiota se ofreció a llevarme al trabajo y bueno no me quedó de otra que aceptar.
Durante el camino Zig no paró de hablar de las cosas que estuvo haciendo últimamente, la verdad no me interesaban, hasta que mencionó algo sobre una investigación.
—Meg, ¿tú quieres saber la verdad de por qué Madame Marshall te llevó a su casa?
—¡Claro que sí!
—Estuve averiguando muchas cosas y tengo la respuesta.
Mis ojos se abrieron enormes, por primera vez quería abrazar a Zigmund y agradecerle.
—¡Dímelo ahora!
—No, tengo que decirles a Chase y a ti juntos, es muy importante. Además llevaré las pruebas.
Es increíble las trivialidades en las que puede gastar su tiempo un chico millonario.
Bajé del auto confundida. ¿Qué podía ser aquella “verdad” tan importante que no puede decírmela ahora?

/*/*/*/*Por la noche/*/*/*/*
¡Nooo! ¡Jamás creerás lo que Zigmund tenía que revelar! ¡Es una bomba!  Si estás leyendo esto te recomiendo que tomes asiento ahora mismo.
Si esta era la verdad prefería no saberla. La ignorancia es dicha, cuanta verdad en eso.

Chase y yo esperábamos al insoportable Zig en casa, tomados de la mano en el sofá de la sala. El idiota entró con una cara triste fingida (se notaba)
—Bueno, veo que se las están arreglando para salir adelante— dijo dando un vistazo a la mansión.
—Claro, si nos tenemos el uno al otro podemos contra todo—respondí.
Se mordió el labio inferior como si disfrutara el momento.
—No creo que puedan seguir más tiempo juntos. —Alzó su mano con un gran sobre— Tengo aquí las pruebas, ¡Madame te trajo a casa porque eres su hija! ¡Chase y tu son hermanos!
Solté la mano de Chase por la impresión.
—¡No es cierto! ¡Mientes!— gritó Chase alzándose de su lugar.
—Tengo aquí los exámenes de ADN. Todo confirma que es real.
Temblorosa tomé el sobre, los papeles en su interior son reales. No…
—¡Estás mintiendo y lo sabes! ¡Mi madre no abandonaría a su hija! ¡Meg no le creas!
Pero era demasiado tarde, estaba envuelta en un mar de lágrimas. Abandoné el lugar y ahora estoy en mi habitación escribiendo estas líneas.
No puedo creerlo, no sé cómo describir lo que siento. Todo tiene sentido ahora. ¿Por qué otra razón una mujer extraña me daría tantos lujos? ¡Porque era mi madre! NO lo puedo creer ¿entonces todo lo que viví hasta ahora fue una mentira? ¿Mis padres no son mis padres? ¿Mi verdadera madre está muerta? Y lo más retorcido de todo esto, el chico al que amo es mi hermano.
No creo que pueda con tanto, es imposible para mí asimilar toda esta situación. Zigmund no tiene por qué mentir con algo semejante, además los papeles se ven reales, ya quisiera yo que sea una mentira. Quisiera despertar ahora mismo. ¿Cómo te sentirías tú al descubrir la verdad? Yo me siento terrible, nunca esperé esta revelación, mi vida se ha hecho añicos ante mis ojos en un instante.
Tanto tiempo viviendo un romance con alguien que lleva mi misma sangre, ¡soy un ser despreciable! Quisiera desaparecer en este instante, no quiero saber más, la verdad duele y no sé cómo afrontarla.

Chase está llamando a mi puerta pero no pienso abrirle, soy incapaz de verle a los ojos otra vez sabiendo toda la verdad, no puedo con esto. 


5 comentarios:

  1. OMG! No puede ser... NO PUEDE SEEER! Eres malvada, Mayte... Y nis dejas así, hasta dentro de una semana?? *_* De verdad, no voy a poder aguantar a saber qué pasa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. owww :'( lo siento Lucía, pero no te preocupes la próxima semana por halloween especial dos capítulos! ^^

      Eliminar
    2. Ay! Gracias! ^^ aún así no sé si podré aguantar... XD

      Eliminar
  2. Si haces dos capitulos nos recompensas ya que nos dejaste con las ganas T-T
    Saludos n.n

    ResponderEliminar

Deja un comentario sobre este post :)