jueves, 1 de mayo de 2014

Día 5


Viernes 4 de Octubre

Han pasado muchos días. Lo sé y lo lamento. No he podido escribir estuve muy cansada repitiendo la rutina de salir con Chase al club deportivo y acompañarlo hacer todas sus cosas.
Todo parecía en orden para este viernes en el que tenía planeado ver alguna película en el gran televisor del living y acostarme temprano. Pero no fue así.
Madame entró a mi habitación.
—Meg, alístate. Irás al club con Chase.
—¿Al deportivo? Pero si es de noche!
—No, a un club nocturno
—Madame con todo respeto, no me siento bien
—No te lo pregunté Meg, es una orden
—Si señora— respondí con disgusto
—Usa esto— dijo y me trajo unas bolsas de ropa, luego se retiró
El vestido es muy bonito, pero no lo veo como algo que yo me pondría, ¡Es muy corto!  Definitivamente Madame no conoce mis gustos. Pero el problema no era el vestido, sino los tacones Prada. ¡Es imposible que camine sobre esas cosas! ¡No tengo equilibrio!
Llamé a Ian. Al fin y al cabo él es el único en esta casa que de alguna forma podría ayudarme.
—Ese vestido te queda muy bien— dijo al verme
—Gracias. Pero no es necesario que mientas. Sé que me veo ridícula.
—No miento
—¿Podrías ayudarme con el maquillaje?
—Meg, ¿Quién crees que soy?  No sé nada de eso—
—Tienes razón, me equivoqué de persona
—Pero conozco a alguien que sí puede ayudarte
Salió de la habitación a toda prisa y trajo a Dorothy, la cocinera. Quien diría que también era una gran maquilladora.
Terminada mi transformación forzada, Chase vino a buscarme.
—Guau—  dijo con los ojos abiertos al máximo
—¿qué?— pregunté asustada ¿Acaso me veía tan mal? 
—Te ves increíble. Aunque esos zapatos no son la mejor opción. ¿Segura que puedes andar con ellos sin lastimarte?
—Si, tal vez no—
Ian rio tras de nosotros.
Chase y yo salimos en su lujoso Porsche con dirección a la ciudad. Él también se veía muy bien, parece que tiene buen gusto para vestir. Zapatos militares (parecen sus favoritos) pantalones oscuros, camisa blanca, corbata negra y chaqueta de cuero.  Por desgracia le quedaba muy bien.
Al llegar al club las cosas cambiaron. Decenas de chicas esperaban la llegada de Chase Marshall.  Bajamos del Vehículo, él le dio las llaves del Porsche al chico del valet . El anfitrión quitó la barda y nos dejó pasar. Intentaba mantener el equilibrio con estos zapatos pero de verdad resultaba muy difícil. Chase tuvo que sostenerme un par de veces para no caer.
Una vez dentro del club Chase se alejó de mí para reunirse con unos muchachos y muchas chicas. Luego empezaron a bailar. Busqué un lugar relativamente tranquilo donde sentarme y esperar la hora de regreso. Eso de andar en clubes no es lo mío.
—Hola nena, ¿quieres bailar? – preguntó un tipo muy alto acercándose a mi
—No, gracias— respondí siendo cortés—
—¡Vamos no seas pesada!— dijo e intentó jalarme de la mano, la retiré al instante antes de que pudiera tocarme
—Te lo advierto, ¡Aléjate!—
Tal parece que el ruido y la música alta impidieron que el extraño me escuche con claridad. Me tomó del brazo con fuerza y empezamos a forcejear.
—Quita las manos de mi chica— ordenó Chase al extraño
¿Por qué se toma ese tipo de atribuciones?
El tipo me soltó bruscamente, me quedé sobando mi brazo adolorido.  El extraño sonrió descaradamente y se acercó a Chase
—Quien lo diría, Chase Marshall defensor de doncellas— le dijo con sorna
—¡Lárgate y no vuelvas a molestarla— ordenó Chase
—Estamos por verlo. Tal vez ella esté interesada en mí—
Chase le lanzó un puñetazo en la cara.
—¡Ven!— me llamó y en medio del alboroto salimos del club rápidamente por la puerta trasera.  Me quité los zapatos para poder correr junto a él.
Una vez en el estacionamiento recuperamos el aliento.
—¿Qué fue eso? Yo pude defenderme sola
—¿Sola? Meg, no matarías ni a una mosca. Era claro que alguien tenía que defenderte.
—Entonces ¿Debo darte las gracias?
No respondió. Buscó al hombre del valet, subimos al auto y regresamos a casa.
—Lamento haber arruinado tu noche— le dije
—No hay problema. No fue tu culpa y además no quería quedarme
—¿Crees que tu madre se enterará?
—Lo hará. Había cientos de reporteros en ese club
—¿Qué hacemos ahora?
—Será mejor contarle la verdad. Tal vez ella pueda ayudar
Tragué en seco. No me parece buena idea.
Y así resultó.
—¡Qué!— gritó madame y su voz se escuchó en cada rincón de la mansión.
—Madre, no fue nuestra culpa. Ese tipo estaba molestando a Meg— dijo Chase
—Ya sé que no fue su culpa. ¿Pero por qué tuviste que golpearlo? ¡Aparecerás mañana en todas las portadas de los medios!—  gritó Madame
—Le diré a Dorothy que le traiga una infusión de manzanilla— dijo Ian
—¡Nada de manzanillas! ¡Tráeme el teléfono ahora! Tenemos que comprar a la prensa—
Ian corrió y en menos de un minuto apareció con el teléfono inalámbrico en manos. Madame lo tomó bruscamente y marcó un número, los dedos se le resbalaban, tal parece que estaba atacada de los nervios.
Pidió hablar con el jefe de prensa de un diario local, esperó varios minutos en la línea hasta que el hombre contestó. Intercambiaron palabras, no logré prestar atención a lo que decía madame, sólo veía a Chase que mantenía la expresión neutra. Por un momento pensé en tomar su mano y apretarla con  fuerza, pero sería bajar la guardia ante él, ¡Eso nunca! Luego de un momento de silencio madame colgó el teléfono y nos dio las espaldas. Se acercó a una ventana cercana.
—¿Madre que está pasando?— preguntó Chase.
—No pude. Se nos adelantaron los Keed.
Madame se tumbó rendida sobre un sofá con las manos sosteniendo su cabeza.
—Es mejor que la dejemos sola— dijo Chase tomándome del brazo, me llevó fuera de la habitación.
Estaba  muy confundida y por qué no decirlo, asustada.
—¿Chase, que va a pasar ahora? —pregunte buscando su mirada.
Él se limitó a mirar al frente y una sonrisa macabra apareció en su rostro.
—A partir de ahora será una gran aventura Meg, espera a ver lo que pasará mañana.
Dio media vuelta y se dirigió a su habitación calmadamente.
No puedo mantener la calma como el, ¿qué pasara ahora?, ¡cuánta angustia!


1 comentario:

  1. ¡Qué emoción! Chase muy simpático, ha mostrado que en realidad le interesa Meg. Me seguiré poniendo al día, te he dejado dos premios en mi blog: http://novelasdelirantesvirginia.blogspot.com/2014/08/premio.html y http://novelasdelirantesvirginia.blogspot.com/2014/08/premio-mejores-amigas-de-blogger.html. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Deja un comentario sobre este post :)